CASO PRÁCTICO ¿Cómo reestructurar una empresa?

reestructurar

La reestructuración empresarial es un proceso complejo y desafiante que requiere una planificación cuidadosa y una ejecución efectiva. El objetivo de la reestructuración es mejorar la eficiencia y rentabilidad de la empresa, adaptándola a los cambios del mercado y manteniendo su competitividad.

*Recomendamos encarecidamente que ante una situacion de insolvencia o de posibilidad de esta, realice este procedimiento preventinamente para evitar imprevistos y consecuencias adversas en el futuro.

En BADIA SANZ, contamos con un equipo especializado en la reestructuración empresarial y procesos análogos de insolvencia. Realizamos un análisis exhaustivo y establecemos el marco de actuación de la empresa, incluyendo los siguientes aspectos:

1.- Diagnóstico de la situación actual: El primer paso y a su vez el más importante, es la realización de un diagnóstico completo de la situación actual de la empresa. Esto incluye analizar su situación financiera, operativa y estratégica. El objetivo es identificar los problemas que están causando la necesidad de la reestructuración.

  • Análisis financiero: Se analiza la situación financiera de la empresa, incluyendo su balance, cuenta de resultados y flujo de caja.
  • Análisis operativo: Se examina la actividad operativa de la empresa, incluyendo sus procesos, recursos, activos y sistemas.
  • Análisis estratégico: Se considera la visión estratégica de la empresa, incluyendo su posicionamiento en el mercado, sus objetivos y sus acciones.

2.- Establecimiento de objetivos: Una vez que se han identificado los problemas, es necesario establecer objetivos claros para la reestructuración. Estos objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales.

3.- Desarrollo de un plan de reestructuración:  El plan de reestructuración es el documento que detalla cómo se van a alcanzar los objetivos de la reestructuración, que acreedores y en que clase quedan delimitados. El plan debe ser realista y flexible, y debe tener en cuenta los recursos disponibles. Establecer el tipo de reestructuración de los acreedores y como quedarán afectados por las quitas y/o demoras correspondientes.

4.- Implementación del plan de reestructuración: La implementación del plan de reestructuración es la fase más crítica del proceso de reestructuración. Es importante contar con el apoyo de todos los participantes en la empresa (gestión, operativa, laboral…) para garantizar el éxito. Asimismo, la homologación judicial del mismo, con las mayorias latentes. 

5.- Seguimiento y evaluación: Es importante realizar un seguimiento del progreso de la reestructuración y evaluar los resultados. Esto ayudará a identificar las problemáticas que puedan surgir y tomar las medidas necesarias para corregirlas.

En BADIA SANZ queremos ayudarte en la consecución de la reestructuración, ayudando a solventar sus problemas.  Por lo tanto, si se esta en esta situación, no dude en contactarnos para asesorarle.